PortadaOpiniónPolítica

Ponen a temblar a algunos, los tiempos de Marín Mollinedo

0

“Estoy satisfecho con el trabajo que se está realizando, le tengo toda la confianza a Rafael Marín Mollinedo, director del proyecto” dijo el presidente Andrés Manuel hace poco en el Istmo de Tehuantepec, donde la obra emblemática más avanzada de la 4T, el Corredor Transismico, que incluye dos terminales portuarias de altura en Salina Cruz y Coatzacoalcos y el tren que los conectará, se termina el próximo diciembre, lo que puede tener repercusión directa en la sucesión en Quintana Roo.

Desde hace unos días en todos los rincones de Quintana Roo solo se habla de política, de manera particular en quiénes serían los candidatos a la gubernatura en el 2022 y los nombres de los morenistas Mara Lezama, Marybel Villegas, José Luis Pech, Marciano Dzul y Luis Alegre son los que más retumban, pero valdría la pena incluir a Rafael Marín Mollinedo en este selecto grupo.

Hasta el día de hoy el citado tabasqueño, pero orgulloso cancunense desde hace décadas, transita con bajo perfil y cobijándose en cumplir con la encomienda confiada por el Presidente de la República, la de construir el Corredor Transismico, alejado de los reflectores sobre su persona.

Si alguien en Quintana Roo se puede jactar en gozar de la amistad y confianza de AMLO es precisamente Rafael Marín, porque desde hace más de cuatro décadas ha trabajado a su lado, desde sus años mozos cuando servían a la comunidad indígena tabasqueña, juntos aprendieron a hacer política cercana a la gente y para la gente.

Conoce a la perfección a AMLO y de antemano sabe que cualquier aspiración política necesariamente debe ser “palomeada” por el hoy presidente de la República, es decir, [email protected][email protected]’ y ‘[email protected]’ nunca alcanzarían la bendición de Andrés Manuel, mucho menos quien sirva a intereses del pasado régimen.

Y vaya que don Rafa Marín aplica tal mandato a la perfección, porque cuando anda en Cancún, Playa del Carmen o Tulum siempre busca pasar desapercibido, sin llamar la atención o atraer los reflectores de los medios de comunicación.

Es obvio que las dos damas morenas más destacadas ya andan en la “precampaña de la precampaña” desde hace un buen tiempo para alcanzar la candidatura, pero quizá deberían estar conscientes que a fines de diciembre, justo en tiempo para las definiciones, el Corredor Transismico estará listo y Rafael Marín Mollinedo debe entregar el encargo a su amigo Andrés Manuel, la primera de las obras trascendentales de este sexenio, que tendrá una importante repercusión económica para los estados del sur del país.

Sin lugar a dudas, eso moverá el ajedrez político de Quintana Roo. Marín Mollinedo habrá cumplido su encomienda y podría recibir una invitación directa. Finalmente, Marín Mollinedo es el más Amlista de los morenistas. Es, de hecho, uno de los creadores de ese movimiento. Y, como el mismo dijo en una plática de café: al presidente no se le dice que no.

Indhira Carrillo

Archivo

octubre 2021
L M X J V S D
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031